Entradas

Mostrando entradas de 2015

Esos amores que aún sueño.

Imagen
Esos amores son inolvidables.... Esos que te aman sin amarte, esos que te poseen sin tenerte, esos que envuelve en espuma de encajes, como leí hace sólo unos instantes, esos amores,.... no se olvidan. Aún sueño con esos risos amarillos tan dorados como el pincel que los pintó, esos ojos verdes que se confunden con el color del mar, esa vista perdida en recuerdos que no te pertenecen, esos labios que brillan de deseo y se opacan ante el rubor de tus pensamientos y las cosas hechas sin pensar, aún sueño con esos senos tan redondos, con ese cálido vientre que se estremece al baile de sus dedos, a esas sensaciones de deseo que no logran alcanzarla. Aún sueño con esas nalgas blancas que se comprimen a la danza de sus manos y derraman sensaciones de olvido, a sus ojos cerrados. Aún sueño con sus piernas abiertas y luego apretando la luz dorada de un orgasmo, aún sueño con esa playa solitaria donde ella camina tan sólo acompañada de un perro, perdida en sus memorias, aferrada a una imagen t…

El impulso

Imagen
"... Al besar sus labios, sentí la amargura de la bebida que minutos antes había bebido... no me disgustaba, pues al escabullirme entre sus senos, el aroma de su perfume abrió mis sentidos, para impregnarme de ella... Entonces mis manos fueron levantando su falda, para dejar al descubierto esa suave prenda que envolvía entre encajes unos vellos trigueños que parecían sudar... eran tan suaves y estaban tan mojados, que me hacían sentir el baño, que poco antes, se había dado... Me puse de rodillas y los bajé hasta hacerlos desaparecer bajo sus tacos, y separando sus muslos bebí de su flor abierta guardando su sabor en mis labios, para luego devolver su sabor y fragancia con un beso en los de ella..."
Don Juan y el placer

El Dibujo

Imagen
" Baje sus bragas lentamente mientras dibujaba sus nalgas con besos... sorbía su sabor, mientras estas se cerraban y me enterré en ella, para sacar toda su esencia de mujer... arrancando a sorbetes el sabor que entre sus carnes guardaba... Que placer sublime... sus nalgas desnudas y mis manos para desvestirlas..." 
Don Juan De Marco, mi locura...

El Secreto

Imagen
" Después de apoderarse de mi cuerpo a su antojo, sacudió mi cabeza contra el suelo, y abriendo sus piernas se sentó en mi boca, el cálido sabor de su excitada anatomía impregnó mis labios del más cálido sabor... como si secretamente hubiese sabido para lo que yo había nacido..." 


Don Juan De Marco

Añoranza

Imagen
" Extrañaba sus dedos y su piel...pasaron días hasta que volví a verla... pero faltaba la luz...no me quise acercar, pues el tiempo había desaparecido entre sus dedos..."

Don Juan De Marco

Mar

Imagen
" Y entonces sentí un suave aroma en mis labios, era cálido y sinuoso, eran labios tibios que cubrían el frío de la noche... y sus manos que entraban por el pantalón encumbrando mi sexo por entre las telas ... eran manos húmedas y mágicas... eran las manos de una sirena que hacía soñar con las profundas olas de deseo que guardaba el mar... Y sus labios bajaron a mi cintura, el pantalón abierto y esos labios que seguían entibiándolo todo..." 

Don Juan De Marco

La esencia

Imagen
" Cada vez que dejaba caer sus senos colgando sobre mis labios, sin dejarlos tocar con mi manos,... el éxtasis me invadía, Increíblemente, el sólo echo de dejarlos caer sobre mi boca pendiendo en el espacio infinito, le hacía gotear, bañando cual nectarines mis sentidos... Al levantar mi cuello, podían mis labios envolver sus pezones, para succionar con delicada belleza cada gota que pendía de ella... esos senos me alimentarían cada día mientras mi cuerpo fuera de ella. Sin embargo, nada estaba completo hasta que separaba sus piernas, para dejar caer su sexo  sobre mi boca y era justo en ese momento, en que mis manos le agarraban las nalgas para beber el más fuerte de los gustos que puede entregar una mujer, sin dejar ninguna posibilidad de liberar mis deseos... era mi esclava, era su esclavo y ambos solíamos hacer de amor cada mañana...."

Don Juan de Marco, ( ¿Cuál es el verdadero rostro de una mujer?)

La llave

Imagen
" y cada vez que llegaba a su puerta, metía la llave y sin hacer ruido alguno, la quedaba mirando por el visillo. Sus piernas majestuosamente abiertas, y sus dedos envueltos en aceites haciéndola suspirar y gemir entre las sabanas. Menudo espectáculo regalaba. Sus dedos untados resbalaban entre las carnes con suavidad, parecían tejer luces en su cuerpo, su vientre bailaba mecido por los hábiles dedos que la remecían en pequeños movimientos exaltando  su esencia. Sus caderas se recogían, hundiéndolos aún más en sus carnes, para luego resurgir  untados de salvia, que como telarañas quedaban prendidas a sus muslos, y todo iba a dar a su boca, que con gran esmero y disfrute eran absorbidos por su lengua, sacando a lamidas el intenso sabor. Los gemidos ahogados y mordidos sobre las almohadas, rebotaban en el silencio, mientras la angustia hacia que se apretaran sus muslos atrapando sus dedos presos en el sexo  que no dejaba de latir. Finalmente su cuerpo dibujo la tensión en su vientr…

Divina locura

Imagen
"... En esas calles donde un día el amor fue desechado, para introducirse en los callejones de la perdición... donde las manos se amarraron para tocarlo todo, sin pudor, mientras se deslizaban bajo tus faldas e iban tirando los encajes de tu ropa interior, donde los dedos arrancaron el deseo a golpes suaves y caricias sedosas, donde tus senos abrieron el escote para ser devorados entre mis labios. Donde un dedo, sólo un dedo bastaba para arrancar lamentos y gemidos de tu garganta, donde recogía con hambre cada gota que destilabas, donde el gemido se volvió beso ahogando los fantasmas de mi extasiada obsesión por el sexo mojado..."


Amanecer

Imagen
"... Dormía, y una de mis manos bajo a sus nalgas, su camisón se había subido hasta sus caderas. No resistía sentirlas desnudas. Dejé que mis manos la acariciaran suavemente con mis dedos, mientras la suavidad de su piel se estremecía. Su cuerpo se acomodó a la caricia, sabía que le agradaba... luego un dedo dibujó la linea que las separaba y sólo se detuvieron en el sudado, rugoso y fragante espacio del deseo, mis dedos alcanzaron mi nariz disfrutando el aroma que la noche había dejado en su cuerpo. 
-delicioso- repetía somnolienta...
Abrió los ojos y me miró con ellos dormidos, el sol se reflejaba en sus pupilas, en cada mirada me poseía..."

Don Juan y sus obsesiones...


El despertar

Imagen
"... Desperté pensando que la encontraría dormida, sin embargo sus ojos destellaban luz, sólo miraba , sus dedos, recorrían el contorno de mi pecho, mientras su pierna montada sobre la mía, rozaba la carne dormida de un sexo que se mantenía activo incluso mientras dormía. Sus dedos lo alcanzaron para despertarlo, diestros, despegaron la humedad de la noche dejándolo desnudo, estaba expuesto, erguido y esperando unos labios hambrientos. Me contuve de tocarla.
 Cual diestro jinete abrió sus piernas en el aire, y  se dejó suavemente, su piel se humedecía, cálida y latente.
Nunca supe como sin tocarme, mi sexo se hundió en el de ella. Lo demás es historia y caudales de deseos. Ella Sólo pensaba en como destapar y recoger la semilla contenida en mi alma y a punto de escapar enganchándose en una nube de vapor. Las gotas brotaban como la esperma de una vela apenas encendida...." 

Don Juan , Una noche de primavera

Lujuria

Imagen
"Cuántas veces recorrí el mismo sendero y terminé en el mismo sitio... como siempre estaba tibio y húmedo. la sabia brotaba como siempre del mismo color.... el cremoso centro que lo adornaba lo bebí hasta quedar tirado entre sus muslos, el más delicado sabor y la fragancia más profunda tranquilizaron mi piel".

Lujurias de  Don Juan

Amor Turco

Imagen
" Con el rostro cubierto por el sudado pañuelo, dejo que sus mantos cayeran a la arena. Desnudo frente a la mujer, que perdida en el desierto no dejaba de preguntarse, ¿ porqué un hombre tan moreno le seducía sin siquiera imaginar su rostro?, pero su cuerpo  prendía en deseo al verlo a torso desnudo y buscaba resolverlo bebiendo de él, un calor que no dejaba tranquilo esos pectorales, donde las gotas de sudor corrían por las tetillas, apagarían su sed. A besos fue bebiendo el sudor del beduino, mientras este se contoneaba de deseo y dejaba escabullir sus manos bajo las faldas de aquella turista, que no pensaba en nada más, que descubrir a que sabía el cuerpo salvaje de aquel extraño amante, aquel  surgido de las arenas candentes del abandonado desierto que lo escondía a los ojos de las mujeres que en esas arenas se perdían. Esos ojos negros que no dejaban de mirarla fijamente.  Las calientes manos del beduino,sabían como excitar con sólo apretar las nalgas desvestidas por los ded…

Mientras esperas

Imagen
"Esa ansiada espera que te va mojando por dentro, que va disparando tus pezones hasta alcanzar la dureza plena, que hace de agua mis labios mientras te imagino desnuda parada en el portal. Ahí , abrigada por la luz que se cuela entre las rendijas de la vieja puerta, aquella que el sol se va comiendo al pasar de los años.... tus piernas tiemblan mientras tus dedos buscan liberar la pasión contenida entre esos pliegues que exudan un aroma intenso, mientras por tus muslos corre el testigo del deseo, ser alcanzada por dedos salvajes, que no dudaran en abrir tus labios vaginales para untarse de miel , espesa y profunda, arrancada de tus entrañas por la pasión, oculta del beduino que desnudo golpeará tu puerta para hacerte suyo, allá lejos quedaran las arenas muertas y doradas del desierto que alguna vez abrigó la soledad..."

Don Juan, El beduino...

El Maestro

Imagen
" La boca del maestro era la  perfección, el sabía que presión aplicar en cada parte de su frágil y encendido cuerpo, ella sólo temblaba a cada roce de sus labios, sentía como su cuerpo por fuera y su alma por dentro se endurecían. Bombeaba su corazón como si por primera vez la tocaran, sus piernas abiertas de par en par, sus labios vaginales abiertos por un frágil pedazo de carne que no dejaba de lamer, su delicado y frágil punto de deseo se estremecía mientras ella, sólo gemía alborotada por la lengua del maestro de inglés. Su clítoris endurecido como nunca, y los golpeteos incesantes que sentía que le aplicaba el maestro la hacían quebrarse entera por dentro. 
Su boca era tan húmeda y tibia, y tan cálido su aliento,
que sus pechos ya no respondían a las exigencias de respiración que pedía su cuerpo, estaba entregada a las expertas oratorias del profesor,  hasta que el último halo de aire pudo salir contenido para derramarse sobre los labios del profesor, quién no dejaba de refr…

La Morena Dormida.

Imagen
"...Al entrar en la habitación, seguido por la arena del desierto, la morena dormida dejó que le cubriera el cuerpo del beduino... abrió sus piernas esperando que la lengua candente le abriera los labios, y sin decir palabra, dejó que sus gemidos llenaran los aposentos donde eternamente había recogido la pasión del solitario caminante... una y otra vez su vientre se remeció creando oleadas, que iban recogiendo el sudor que liberaba el sexo morisco que le penetraba, gemidos, contracciones involuntarias jamás imaginadas.... Demencias de posesión, suplicas de besos y poderosos brazos que la mantenían fundida entre las sabanas.... Las fragancias del caminante se apoderaron de su existencia, y fueron liberando el codiciado néctar que él recogía con regocijo entre sus labios ... y la fue bebiendo, hasta que esta , alcanzada por los orgasmos que tanto disfrute generaban, dejó de jadear para congelar su figura en la oscuridad de su habitación, para romper en llantos de goce y placer, de…

El Corredor

Imagen
"La miraba mientras sus dedos buscaban afanosa mente bajo los elásticos, la humedad empezaba a florecer en la delicada tela de seda que cubría el tesoro pubiano rasurado delicadamente, me detuve para no molestar, mientras bajo mi pantalón despertaba el adormecido animal que se había mantenido inactivo por muchos días. Su vientre serpenteaba libre y mojado, sus labios susurraban ligeros gemidos, y por sus comisuras, corría un hilo de saliva que serpenteaba por su transpirado cuello. Desaté el cinturón, y me saqué los pantalones en silencio, sabía que arriesgaba mucho en esa acción temeraria, nos conocíamos, pero nunca para intimar, sólo era su corredor, y ella aunque coqueteaba cada vez que nos juntábamos a ver una casa, nunca habría sugerido nada.
Ese día había conversado por teléfono con una amiga, que desde lejos me había mostrado todo el deseo al despertar, sus gemidos al otro lado del auricular, me habían encendido. Mi clienta es hermosa, casada y muy sensual, además de coqueta…

Cartas De Ayanay.

Imagen
"Regresa con frecuencia y tómame, 
amado Don Juan regresa y tómame. 
Cuando despierte el recuerdo en mi cuerpo, y tu voz se haga presente 
y el antiguo deseo me recorra la sangre, 
cuando los labios y la piel te recuerden... 
y sientan aquellas manos que aún me tocan, 
regresa con frecuencia, 
y tómame en la noche 
cuando los labios y ...la piel recuerden quien eres para mi
Mi caballero de la triste figura,
separa mis muslos deseosos de tí,
bebe de mis plieges, de los zurcos que te alimentan ,
de los granos que te llaman,
de la humedad que sacas de mi."

Katherine Verdugo

La Noche de San Valentín.

Imagen
" Y le apretaron entre sus nalgas para sofocar el miembro de Don Juan...Erotika y Ayanay no dejaban de gemir luchando por ganar el sexo del sofocado galante... entonces se revolcaban refregando el punzante mástil erecto hasta el orgasmo, haciendole bañar las nalgas a ambas... Después de una pausa, ambas como fieras bebían del cuerpo de la otra el suave elixir que corría entre sus nalgas... mientras Don Juan alucinaba agonizante entre sus piernas. Las sedas de la delicada ropa interior de sus victimas  cubrían su rostro y así, fueron turnándose para clavar la espiga del escritor por turnos entre sus delicadas, pero golosas piernas. Los corsé, no dejaban de apretar sus pechos... Casi ininterrumpida mente, le hacían eyacular, guardando turnos de angustias y espera, donde sólo dejaban de montar para beber de cada una, en la vajilla de piel donde la miel se acumulaba a borbotones, y que se habrían cada vez que el acababa... 
Abajo, bullía la noche entre descorches de chapagne y golpes …

Lecciones a Sofía

Imagen
Sin rozar el cuerpo de Sofía simuló por encima del cuerpo una extensa y larga caricia que iba desde la nuca hasta los bellos dedos de los pies. 
Un experto en estas artes la hizo estremecer apartando de su cuerpo la poca ropa que aún la quedaba puesta, dejando su larga melena rubia expuesta a las inclemencias de la espalda. Un lienzo que ella atesoraba tan solo para él.  Permitió que ella se levantara despacio con los labios entre abiertos, aún sus medías puestas y la lencería que en ningún momento la quitó del cuerpo. Sus manos descendieron hasta el vello de su acalorado objetivo con un gesto aparente y lascivo.  Ella apretó la mandíbula entre dolor y rabia conocedora ya de las artes febriles de esté amante traidor.  A ciegas identifico sus senos que sobresalían pequeños y dánilos de aquel pequeño y delgado cuerpo. Se deslizó con extrema lentitud como otras veces había hecho tan solo con sus palabras en la superficie transparente y aparente de sus mentiras elocuentes. 


Colocó sobre ella…

El Baile

Imagen
"Y se acercó bailando con su faldón transparente, donde se podía ver e imaginar como sería ella haciendo el amor sobre mi. Sin embargo bailó a mi alrededor hasta que sintió que mi cuerpo estaba duro y excitado, levantó su pierna y la puso sobre mi rodilla, al verla , debajo no llevaba nada puesto y su sexo brillaba por el sudor del baile y el calor de Andalucía. 
Mis manos fueron subiendo por su rodilla hasta apenas rozar su sexo, donde los vellos se enredaban entre mis dedos, y podía sentir la sabia que venía de su interior, luego i mano se poso en su sexo mientras ella aún movía sus caderas al son del baile, y las palmas que se escuchaban fuera de la habitación. 
La alce de su cintura y la deje suavemente en el suelo, arbri sus piernas y me hundí entre las fragancias que dejaba escapar el frenético baile que acababa de bailar... bebí de ella su sudor y el jugo que desprendía su cuerpo, salado y profundo, de un aroma penetrante. La blusa transparente fue sacada a jirones, mientras…

Aferrada

Imagen
" Era de noche, al mirar los adoquines mojados y los charcos que en ellos se aposaban, descubrí el reflejo de las lineas de tus delicadas nalgas atrapadas por los elásticos sedosos de la prenda mágica... podía ver las formas de tus delicados muslos que temblaban por el frío, mis manos henchidas en calor buscaron traspasarlo bajo tus faldas entiviando tus muslos, alcanzando tus nalgas, hasta arrancar de tus labios gemidos. te colgaste de mi cuello buscando el aroma a perfume y tabaco que escapaba por el cuello de mi abrigo, te aferraste a mi, temblaste de frío y nervios, la excitación te abrazaba hasta abrigarte en el abultado deseo tras las telas. No finji la sorpresa que despertaba mis deseos de poseerte, dejé que te colgaras de mis caderas y miré nuevamente al piso mojado y pude ver reflejada la humedad de tus bombachas, estabas sobre mi, aferrada al destino incierto de de las tinieblas que escondía la noche. El vaivén fue desarmando tu vestido sin darme cuenta como me perdía e…

El Legado

Imagen
" ... Conozco cada temblor en sus cuerpos, cada gemido, cada aguja que nace luego de un orgasmo... cada milésima de segundo, es un gozo casi imposible de describir... yo diría que si lo pudiéramos intentar con detalle... sería algo así como tocar los dedos de Dios. Ese preciso instante en que todo se vuelve una luz, tan poderosa y plena , que ni siquiera un ciego podría dejar de ver... Luego, las envuelven las sombras... no ven, no escuchan, no sienten y su olfato desaparece... Sólo el gusto se vuelve intenso en sus labios...luego una calma infinita llena todos sus espacios.... Y yo sólo percibo al pasar mis dedos por su piel, una suavidad exquisita, que no habría tela en el universo, que la pudiese semejar... 
Sólo cuando esa luz poderosa cae desde la nada... tu debes entrar en ella... tan suave y silenciosamente, que sólo su sexo lo pueda sentir, porque mientras entras, estas ocupando el único espacio que ella desea sentir que se abre adentro, porque estas disparando toda su ene…

Sembrando deseo.

Imagen
" Los dedos partiendo la tierra, sembrando deseos, cosechando gemidos...Esos dedos te buscaron, como el agua en la arena, te fueron abriendo y mojando...esos dedos en clímax, enganchados, brotando las lluvias doradas de tu interior ajado... Temblando tibios entre tus labios bajos, esos dedos de gélido calor quemando, encendiendo tu cuerpo... esos dedos de tu sexo enamorados... esos dedos amados..." 




Don Juan de Marco, entibiando mis manos....

Delirio

Imagen
"SI... siempre unas piernas abiertas serán un cofre que hay que oler, probar, sentir y mirar... ¿hay algo más importante en la vida?, no sé, quizás unas nalgas que se abren y cierran para llenarte de lujuria, esa visión desde atrás de una mujer, con el culo levantado, esa que imaginaste cuando estaba vestida en ajustado pantalón, hoy se muestra a ti sin pudores, y al seguir la caída entre sus nalgas inevitablemente verás el capullo que se esconde y abre justo en el momento que estás por llegar a él, soltando los más exquisitos fluidos de néctar del corazón de su deseo... Una lengua que sabe lo importante que es, empezará en sus espaldas para terminar en un beso, justo en ese lugar, y será un recorrido tan lento y sin tiempo, que te hará delirar, total tenemos todo el tiempo del mundo..."
Don Juan de Marco, sólo para tí...

Gula.

Imagen
" Que dulce provocación creas en mi cuerpo cuando abres tus piernas, y jugueteando con el clítoris entre tus dedos, me muestras la humedad que escapa de tu interior... que exquisita sensación cuando la posas sobre mis labios y juntando las piernas la aprietas contra mi... que tibieza más intensa cubre mis labios... que sabor provocador el que envenena mi boca... que esencia me das a probar... ven y déjame hartarme de ti, solo una vez más..."
Don Juan De Marco...golozo.....

Tu perfume entre mis dedos

Imagen
".. y fueron sus perfumes quedando entre mis dedos, cada vez que tocaba su piel un nuevo perfume entraba en mi cabeza... pero mis labios pedían probar el sabor de estos jardines, y pose mis labios sobre su sexo mojado, sentí inmediatamente como ".. fueron sus perfumes quedando entre mis dedos, cada vez que tocaba su piel un nuevo perfume entraba en mi cabeza... pero mis labios pedían probar el sabor de estos jardines, y pose mis labios sobre su sexo mojado, sentí inmediatamente como me embriagaba de aquellos aromas que ahora podía degustar entre mis labios... pude sentir como le robaba el alma guiado por sus gemidos, su vientre se estremecía y serpenteaba entre mis manos... cada suspiro golpeaba a mis dedos sintiendo el sudor de su piel chasqueando entre mis dedos... y aunque sus piernas se cerraban a cada embestida, volvía a entrar en ella para arrancar hasta la última gota de miel que de su sexo escapaba, ahogado entre aceites vaginales surgía en mi mente la obsesión de co…

Las almohadas de Carolina

Imagen
"... y fue acompasando su rutina entre las almohadas, verso tras verso recorriendo la figura de su cuerpo... era nostalgia la que había entre sus piernas, ganas de ser poseída como nunca... Las telas se fueron humedeciendo acompasadas por el ritmo de sus caderas, y sus senos se apretaban a los algodones hinchando sus pezones, los que goteaban recuerdos de unos dedos que hoy no estaban... su vientre dibujo en serpenteantes movimientos el deseo que sentía, su corazón no dejaba de exigir aumentar el ritmo, y apretó las piernas a la almohada para sentir como su sexo detenía las pulsaciones y el tiempo... finalmente todo la energía acumulada se vertió sobre las sabanas y su cuerpo se deshizo en gemidos ahogados por las telas que le habían liberado todo el deseo acumulado ... " 
Don Juan De Marcos. 

Cuna de sabores

Imagen
" Busque con angustia entre tus pliegues el néctar que de él se liberaba... tus senos sonrojados de tanto besarles y morderlos... tu vientre sudado, y el agua que corría por tu cuerpo descontrolado.. eran oleadas de goce infinito y a la vez tenue...luego, abrí tus piernas para entrar en el templo que me invitaba a orar entre placeres, goces y contracciones... sentía como te hacías esperma de vela corriendo por los candelabros, encendidos... era como si mis dedos moldearan la cera de la amarilla llama... luego bajando por tu vientre hundí mi boca en tu sexo...sentí como temblabas, sentí correr el deseo dentro de ti... probé el sabor más fuerte que tu sexo podía entregar... profundamente alcancé el fondo de tu alma hasta sentir como explotabas de deseo, en un orgasmo infinito...con gritos y luego gemidos ahogados...y mientras te deshacías entre mis labios.... flexioné mis brazos para mientras tus piernas permanecían abiertas clavarme dentro de ti.... entrar y salir de tu alma mient…

Candente...

Imagen
Entre al cuarto la vi durmiendo entre las sabanas.... quería saber que había debajo de esas telas .... tiré de ellas hecho un primitivo primate atrapado por sus instintos.... su piernas desnudas y sus senos cayendo entre sus brazos..... estaba tan tibio su vientre, que sólo atine a tirarme entre sus piernas y sacar esa bombacha que dejaba cubierto todo lo que quería ver.... pensaba en lo jugosa que estaría en su interior... al sentir mi boca en su sexo se entregó a mis placeres se dejó llevar y rendida cayó entre batidas sobre mis brazos....ese olor de amanecida me excitaba tanto.... ese sabor cremoso y pegajoso embadurnando mis labios... uuuuuuuuuuuuuuffffffffffff ....... ya cálmate........estoy que reviento..... me dijo y sin atinar a nada ..enredó sus piernas en mi cuello y llenando de gemidos el silencioso cuarto , fui atrapado por sus piernas mientras empujaba su sexo hacia mi...... me enterraba cortando mi respiración . pero era tanta mi temperatura , que no paré hasta verla aga…

Sirena

Imagen
Ese día llegaba cansado después de un arduo día de trabajo, después de abrir la puerta entré con la idea fija de darme una buena ducha. Cuándo abrí la puerta me encontré con Sirena, estaba quitándose el maquillaje, su culo parado detrás de las enaguas se exhibía pomposo, el colaless se perdía entre sus nalgas morenas. - Hola, como te fue - preguntó sin dejar de hacer lo que hacía. - Bien, estoy algo cansado..... Me desvestí siguiendo la idea que traía del trabajo, una ducha, al pasar entre el muro y Sirena mi piel se rozó con la suya, ella sin moverse, replicó. - Huy...que llegaste atropellador.... Me quedé congelado, su piel suave y cálida me invitaba a tocarla, me puse tras de ella, y como las manos de un pulpo acaricié su suave piel, sus nalgas rebozaban deseo, cálidas y lánguidas se dejaban tocar, mi verga entrando en ebullición se detenía entre esos dos hermosos pedazos de carne, ubicándose sobre sus glúteos, descansando en su ano ardiente y resbaloso por las cremas que en su cuerpo u…

Shang Yue...

Imagen
Sinuoso e imponente, erguido ante tus ojos como un timón direccionado.... como lanza en ristre apuntando a tus ojos y seduciendo tu mirada, como escultura griega, frío y conteniendo sus pulsaciones, esperando ser envuelto por tus labios, atrapado por tu deseo. Tus ojos cohíben, tu mirada excita, sin embargo, mantengo compostura, espero tus ordenes y me dejo observar. Una y otra vez recorres mi cuerpo expuesto desnudo, digno a tus atenciones, luego desvías la mirada, respiras, puedo sentir tu aliento cálido y el pulso de tu corazón extasiado... pides que voltee, vuelvo a sentir tu mirada traspasando mi piel, atrapando mi corazón, me recorres una y otra vez, siempre te detienes en mis nalgas, un turbado sentimiento me atrapa, casi una caricia sobre mi espalda, aún no me has tocado, siento como me sumerjo en mi morbo avergonzado... siento como me convierto en tu juguete, en tu fetiche, y aunque muero porque tus manos me alcancen, siento terror de lo que provocarás en mi... tiemblo, pued…

Vida salvaje.

Imagen
Se dio la vuelta, me miró e intentó despistarme entre los repletos estantes. La seguí de cerca para no perder el rastro de su perfume, que se mezclaba con el aroma del papel de los libros de aquella librería de viejo, y porque tenía la fuerte presunción de que algo iba a ocurrir entre los dos, justo a esa hora absurda. Se detuvo a leer la contraportada de una novela. Alguien intentó pasar por detrás de nosotros en el estrecho pasillo que formaban las estanterías. Me apreté contra ella para dejarle pasar. Al sentir contra mi entrepierna las firmes nalgas a través de su liviana falda, una contracción de mi sexo fué inevitable y un movimiento involuntario rozó las suaves carnes, como cuando uno entra en una piscina la primera vez en un verano que no ha hecho más que comenzar. Fue apenas un roce, pero nuestros cuerpos entraban en contacto. Debió sentir lo mismo que yo, porque vi erizarse el suave vello en sus brazos y sus caderas se impulsaron hacia adelante instintivamente, me miró a los…