miércoles, 22 de julio de 2009

Al Coño de Medea...

" Olor a coño entre mis dedos, sabor a coño en mis labios, salada mi lengua de tanto lamer... mojado mi sexo por el suyo... pegado mis rizos a la piel, y fue su aceite el que los pego... luego sus labios besando alrededor de mi sexo, y su lengua buscando el mezclado sabor en mi piel. Pendejos bañados de ella, y los suyos tiesos entre mis dientes... sujete sus caderas al colchon , y en flección entré entre sus carnes, deslizandome a dentro con pausada discreción, y su vientre agitado diciendome que sentía dentro... que olor más fuerte tiene su cuerpo cuando acaba de joder."
Don Juan ... abre tus piernas quiero sentir tu olor a hembra en mi rostro.

lunes, 20 de julio de 2009

Una ventana frente al mar...

"Desnudo frente a la ventana, un vidrio me separa del mar, espero que ella despierte mientras siento correr las gotas por el cristal... llueve... detrás de los cristales, llueve y llueve... El mar esta bravo y se siente la humedad en la habitación... no hace frío... el termostato marca 30 grados en la habitación.. es agradable estar desnudo... mi pene se erecta de pensar que hará ella cuando despierte y me vea desnudo y excitado. Final mente, mientras mis ojos están cerrados, siento un aire cálido sobre mi sexo, es su aliento, no puede ser otra cosa... Le pido que no se lo lleve a la boca, sino que lo tome en sus dedos y me masturbe suavemente, ella obedece y agita para sentir su dureza y mi piel descubierta y delicada, despacio... despacio... quiero sentir la suavidad de tu mano envolviendo mi deseo... obedece.. el ritmo es preciso, lento y calmado, la glande surge de mi piel brillante, el vientre se llena de sensaciones... pasan largos minutos ... ella lo disfruta. Es descubrir la forma y lo que causan sus dedos la que la invitan a mirar... una ligera gota transparente brota, ella la recoge con la lengua y sin soportar más lo envuelve con sus labios, quiere sentir el sabor y como late golpeando su lengua suavemente... me mira a los ojos y disfruta las muecas de mi cara... se que esta desnuda.. se que me desea...pero no la complaceré hasta que haga lo suyo... lo saborea en su boca, lo engulle para soltar suavemente disfrutando el largo tronco entre sus labios... su olor intenso... sus latidos ya fuera de control y las muecas de mi cara. Derramo todo el contenido en su boca, interminable gozo que la llena ... lo escupe sobre la piel y vuelve a introducirlo en su boca. Su cuerpo esta agitado, su deseo no la deja respirar y la levanto apoyándola en la ventana, entro suave entre sus piernas... gime y susurra delicias entre aullidos ahogados, entonces, su vientre tiembla... una y otra vez... su excitación no se deja esperar, y mis entradas hicen que su cuerpo reaccione... salgo y meto mi boca entre sus piernas, chupo y succiono suavemente su piel... explota... y su cuerpo se entrega a las delicias sin oponer resistencia... los orgasmos se suceden uno a uno, y antes de que su cuerpo se reponga vuelvo a entrar en ella con un sexo erguido... y profundamente me apodero de ella... sus nalgas se aprietan a la ventana... y sus senos golpetean mi boca... sorbo las gotas que corren mientras su cuerpo empaña el vidrio... hasta que su cuerpo resbala y cae al suelo extenuado... mis ojos no dejan de mirar el mar y su boca vuelve a cogerlo... lame suavemente sintiendo su olor y gusto en su rostro... es su olor, es su gusto mezclado con el mio... vuelvo a derramar el semen en su rostro... ríe nerviosa, pero no deja de volverlo a llevar a sus labios hasta extraer la última gota... el termostato marca 35º y yo me deshago entre sus labios una y otra vez... vuelvo a la cama y me recuesto desnudo, ella reposa sobre mi cuerpo manteniendo su boca ocupada con mi sexo, y juega a verlo desaparecer... llueve.. detrás de los cristales ... llueve..."

Don Juan De Marco...

jueves, 2 de julio de 2009

" La pasión Gitana"...

"Al caer la noche, el gitano desnudo lavaba su cuerpo en el río, la cómplice luna, gozaba de los derechos que le había dado el creador, iluminar las manos del gitano mientras recorrían el sudado cuerpo, lavando su salada piel mojada por el sudor del día. Cuerpo que entregaría a la ansiosa gitana, que durante el día había estado acariciando su vulva en agitado ejercicio, como preparando su deseo.Sus manos escribían historias de pasión sobre sus carnes entumecidas, sus dedos golpeaban delicadamente sus pezones hasta verlos erguidos, para luego envolverlos con delicadas caricias, tirando suavemente de ellos para sentirse viva. Luego los mismos bajaban por su vientre acariciando cada grano en la piel encendida por la excitación, hasta perderse entre sus vellos púbicos , para finalmente enterrarse entre sus labios vaginales jugueteando con su dibujado clítoris, que vibraba entre caricias, sofocando de fragancias su cuerpo, para atraer y atrapar, al caer la noche, el erguido miembro del gitano. El artesano del cobre sentía esa fragancia, y como abeja a la miel, era atraído por los aromas del cremoso panal de la gitana, que había sido preparado con esmero durante el día. Agitado por la pasión, venía desde el río lavado, fragante tras rozar su piel al salir del río entre arbustos de jazmines. Aroma que encendía a la gitana, cuando sentía el cuerpo de su macho pegado a su piel. Su sexo abierto, simulaba dormir y se dejaba penetrar por el gitano, que al sentir el roce de los carnosos labios de la muchacha, resvalaba sobre el deseoso cuerpo de su hembra, hasta fallecer entre gemidos, batido por jugosas eyaculaciones que estremecían a la gitana.Noche a noche se repetía la historia más erótica y excitante del idioma Romané, "La pasión gitana".




Don Juan De Marco. ( Fin De La Trilogía)

" Del Gitano Jesus y sus manos"...

"Muchas mujeres deseaban al gitano. Mientras el golpeaba el cobre con su martillo, para convertirlo en ollas... Su cuerpo brillaba al sol, uno tras otro los golpes en el noble metal, hacían sudar el cuerpo, mientras las mujeres detrás de las carpas, entre las telas, lo miraban con deseo. Sus músculos se dibujaban en su piel, se endurecían, y las fragancias de sudor, el olor del tabaco que mordisqueaba entre sus labios y la noche de sexo salvaje, hacían que los cuerpos de las gitanas se agitaran al acercarse a él... éste alcanzaba sus narices y soñaban con que las poseyera. Noche a noche... esperaban ser las elegidas. Cuando descubrían que el gitano una vez más elegía a la misma, sus manos en las sombras buscaban sus pliegues, para satisfacer el deseo que las recogía... los gemidos de la gitana elegida... remecían los cuerpos de las demás mujeres del campamento.
Al amanecer, los golpes del martillo, volvía a erizar la piel de las novatas, las que a escondidas, habrían las telas de las carpas para alcanzar una vez más el aroma a carne viva del gitano. Observaban como el miembro del gitano, tras las telas hajadas, se estremecía a cada movimiento que le imprimía a los golpes en el rojo metal... el que lánguido y suelto, adormecido por las carnes de la gitana, se exhibía orgulloso, con aires de hombría. Su dura y dorada piel, a los ojos de las muchachas, incentivaba las manos de ellas para perderse en sus propias carnes, dedos... que sin pudor buscaban entre las carnes trémulas satisfacer sus deseos, revolcandose entre los cojines excitadas, arqueando sus espaldas... sumidas en gemidos y jadeos incontrolados... luego, la pequeña muerte las envolvía para llevárselas al paraíso del éxtasis.
La gitana que gozaba de las caricias del gitano, salía de la carpa, y abriendo sus piernas, sentada a horcajadas, se burlaba de las manos de las demás muchachas, exhibiendo con vanidoso orgullo el deseo derramado entre sus piernas... que había satisfecho en horas de luna . Entonces y sólo entonces, los aromas de los amantes se abrazaban para gritar al campamento la palabra Deseo.
Mientras las demás esperaban ser elegidas algún día. "

Don Juan De Marco

miércoles, 1 de julio de 2009

El Panal De La Gitana...

"La gitana se acercó al gitano, en sus manos traía la vianda para el hambriento gitano. Él la miró fijamente a los ojos, apoderándose de su alma, se acercó a ella y levantó sus faldas, bajo la tela el sexo de la gitana lucía hermoso y agitado. Cada vello de su pubis había sido depilado con atención. Sus manos se deslizaron por el vientre tembloroso de la gitana, mientras los dedos se hundían en su carne, sus labios vaginales de mojaron intensamente. El gitano besó los labios de la gitana, deslizando su boca por su vientre encendido, ella quiso comprimir sus piernas, pero las manos del fuerte gitano lo impidían, a la vez su boca recogía la miel que goteaba de los muslos apretados por el deseo. La boca del gitano ya se hundía en ella, y su lengua la atrapaba en lamentos...la gitana gemía, mientras el gitano resoplaba por sus narices, como queriendo retener para siempre su aroma. Le acompañaban los torrentes que escapaban de su sexo, ya rendido a la ambrienta boca..."
Don Juan De Marco, Historias del Gitano Jesús...

Soneto a una Niña triste...

"A veces el paso de gusano de la seda a mariposa demora... pero ha de saber que será la más bella criatura, y lo que quede atrás, será la materia prima para crear las más sensual de las telas... Entonces, envuelve en esas hermosas telas tus senos frutosos, y cubre el pudor de suaves sedas, después de sentir el roce... cada vez que se humedezca esa parte de ti, animada por unas caricias... dibujará aureolas esquisitas de las que todos desearemos beber."

Don Juan De Marco. Soneto a una niña.