viernes, 26 de junio de 2009

La Segunda Fiebre...

"Deliraba en los 39º cuando sentí sus manos sobre mi piel. Como seda acariciaba mi cuerpo haciendo que mis delirios volaran a alturas inimaginables... sus dedos los sentí rodeando mi pene disuelto en temperaturas. Flácido fue secuestrado por sus manos, y como brasas fue prendiendo al roce de sus dedos y a su lengua mojada... cada succión que ella aplicaba por el glande descubierto y desnudado de piel por sus dedos, hicieron que la temperatura subiera sobre los 40º, como una segunda fiebre que se apoderaba de mi cuerpo... luego sus dedos tiraban tratando de revivir la piel delirante y sudada. Sus labios no daban con el tono que requería y esto la desesperaba, hasta que por fin logró el largo y grosor que se acomodaba a sus labios vaginales, abrió sus piernas e hizo que mi pene se enterrara en ella. El suave desliz entre las carnes aumento mi delirio, y mis manos alcanzaron sus enormes senos aumentados por la fiebre... sus pezones se desformaban entre mis dedos sin lograr que estos los sintieran ... y apretaba más, dejando escapar de sus casquillos pequeños chorros de leche, que se habían acumulado en ella por la excitante tarea de erectar un pene flácido que imperiosamente necesitaba sentir entre sus carnes. Los aceites que le untaban sus labios vaginales, parecían aún más imperceptible al tacto de mi carne, la fiebre me impedía sentir el cuerpo vivo clavándose en mí, como un madero desecho por la humedad, su cuerpo parecía hecho de cera virgen, no podía sentir su piel. Sólo el peso de su cuerpo moviéndose sobre el mío, magnificaban esa violación de un cuerpo moribundo, y recién en esos instantes sentí lo que estaba haciendo, hasta ahí, todos mis sentidos estaban borrados, menos uno... el olfato... que abierto al máximo era invadido por el olor de su deseo frenético y obcesivo de hembra caliente buscando satisfacer sus más básicos instintos... Cada penetración en profundidad, atrapado por su sexo, cada embestida de sus caderas locas, cada revolcón que se daba montada en mi, fueron haciendo que alcanzara un grado de percepción a mi mente, se refregó en mi vientre hasta que el deseo se hizo latente en mi, y en una desatada fricción, solté la flema convertida en semen, explotando dentro de su cuerpo enloquecida por la eyaculación que me había hecho alcanzar, y sus jadeos se hicieron incontrolables empujando con más frenesí hasta dejarme vacío dentro y caer en un orgasmo vaginal, pocas veces alcanzado por una mujer."
Don Juan De Marco, entre delirios...

miércoles, 24 de junio de 2009

Mi lengua espera... el baño de tu piel.

" El agua mueve mis dedos entre tus piernas, tocan cada rincón sin recelo...mi lengua espera...lavo con mis dedos tu sexo cuidando cada rincón, ... mi lengua espera... el jabón se deshace entre mis dedos...se que es preciso preparar el camino.. necesito que el brote nazca entre tus labios... ese brote que deseo lamer fresco y enchido... mi lengua espera... entonces mis dedos penetran entre tus labios vaginales lavando el morboso deseo de mi boca...cada caricia dispara tu alma entre gemidos... el brote nace desde dentro de tu piel...mi lengua espera...y el que era solo un punto entre tus piernas,se muestra tomando ese color rojizo e hinchado... mi lengua espera... entonces abro tus piernas para mirarlo como nace tirando con fuerza hacia afuera... orgulloso y suave entre los aceites que le bañan...mis ojos tientan el placer y esa mirada te excita y ruegas...mi lengua espera...y un dedo le unge de caricias para soltarlo de tus carnes dejándolo libre en brote maduro... te pido que salgas de la bañera... te resistes y te paras en tus piernas para abrirlas y pedirme que lo beba,...mi lengua espera... y mi dedos despejan el agua y abren tus carnes con la delicada suavidad de una rosa... entonces ... mirándote a los ojos buscando con ancias el final del calvario de tu espera... dejo que mi lengua recoja las gotas que corren por tus piernas... lento... sintiendo como tiembla tu piel y ruegan tus labios apretándose entre los dientes... y delicadamente chupo por sobre los labios, evitando tocar, el clítoris que se atormenta.. los dibujo con suavidad entre mis labios... y dejando caer la espera, vuelvo a bajar hasta la base de tu sexo, para emprender abriendo el camino mientras tus labios se liberan brotando en miel acumulada... y en ese ligero recorrido, engancho por primera vez el centro de tu deseo. Conteniendo las ancias de mi lengua, cierro mis labios, succionando con maestría la seda erguida y lasciva de tu ser... entonces, la agonía te alcanza y te deshaces entre mis labios frunciendo el seño y apretando con fuerza tus labios ... y en loco abatar, tus gemidos se ahogan con el agua que corre por tu sexo y... entre mis labios..."
Don Juan De Marco... Dedos de jabón... De rodillas entre tus piernas...

lunes, 22 de junio de 2009

La Aldeana y el Extraño seductor...

“Me levanté y salí a dar un paseo con mi caballo. Un caballo negro zaino, de pura raza.. Yo llevaba un vestido suave y largo de color blanco. Mi vestido cubría el lomo de mi caballo. No llevaba ropa interior porque me excita el movimiento de mis pechos libres cuando galopo con él.
Después de mucho calor, bajamos a la vera de un río, con frondosa vegetación y frescor que se agradecía. Bajé y mi caballo lo dejé suelto para que bebiera agua, a su lado me puse de cuclillas para mojar mi cara y no se le ocurrió otra cosa que darme con su hocico en mi culo y caí vestida al agua. Ya que estaba en esa situación, me dí un baño vestida. Aquel vestido transparentaba toda mi figura, mis pechos, mi sexo..me sentía realmente bella y excitada. Al girarme creí petrificarme. Allí estaba sentado el extraño debajo de un árbol a un palmo de mí. Con un cigarro en la boca y con unos ojos llenos de lujuria y perversión….
Afilaba lo que parecía una daga mora con una roca entre sus manos, de torso desnudo y sin embozar gesto en su rostro de cuadrado mentón, se acercó con su torso desnudo brillando por el sudor, entró al agua … Asustada quise huir del lugar, pero al pararme su daga fue colocada entre las piernas con el filo hacia abajo, incrustándose la otra en mis labios vaginales… el frío acero, y la mirada de ojos negros recorriendo mi figura hacía temblar mi cuerpo haciendo que la hoja rozara mi piel interior, mientras mis labios vaginales se calentaban al roce de la daga. Un desanudado cordón, mantenía el pantalón firme en sus caderas, mientras su miembro se levantaba tras las blancas telas dibujando su sexo que emergía entre las telas mojadas, traslucidas por el agua… entonces mis senos comenzaron a endurecerse sin control, y mis labios vaginales a expeler la sabia dentro de mi piel.
Empujandome con el cuchillo entre mis piernas, me fue dirigiendo hasta un árbol, pues mis piernas al miedo de ser cortadas se encaminaron en la dirección que empujaban. Luego de apoyarme delicadamente en árbol, saco el cordón que ataba los pantalones a sus caderas, los que se mantenían unidos por el agua al cuerpo , y me fue atando mientras mantenía la daga firmemente entra las piernas… estaba a sus juegos… y aunque la excitación me invadía, también el miedo hacía lo suyo… sus labios cerrados no dejaban de amilanarme… y su mirada atravesaba mi sensatez….La daga subió por mi vientre, dibujando su huella sobre la piel, cortando en girones mi vestido, hasta que alcanzaron mis pezones girando alrededor de ellos y levantándolos hasta la eternidad, y endureciendo los casquillos por el frío del filo. Luego sentí su mano tomándome de las caderas, y diestramente, separando las telas del rasgado vestido, recorrió mi cuerpo desnudo y mojado llenandome de besos salvajes… mis labios empezaron a gemir de miedo y deseo… hasta que sus dedos cubrieron mi sexo introduciéndose impunemente entre mis carnes… y abriendo mis labios vaginales que tendían a cerrarse con fuerza para luego soltar y dejar que me penetraran. Sus labios oliendo a tabaco y pasión, besaban los míos callando mis gemidos y acabando con mis barreras, quebrándolas sin oponer resistencia a sus deseos… estaba sumisa a sus juegos de poder. Sus enormes manos cubrían la carne de mis senos endurecidos por el miedo, el frío y el deseo de ser usada por el extraño que me sometía una vez más…mis pezones eran torneados por sus dedos mientras mi vagina chorreaba elixir espeso entre mis piernas… en ese momento que se apretaba a mi cuerpo pude sentir como el calor de su endurecido sexo, secaba las telas del delgado pantalón, hasta que este no tubo de donde sustentarse resbalando sobre la morena piel, quedando desnudo completamente… sus pechos reflejaban los movimientos de los músculos sobre mis senos, que podía sentir estando atrapada entre sus brazos fuertes y sudados. La daga ya entre mis nalgas, mostraba su filo excitándome más y aumentando el miedo a ser cortada … pero su olor, penetraba en mis narices sintiendo la calentura de su cuerpo, y su virilidad erectándose entre mis piernas, y me dejé hacer… Resbaló por mi cuerpo forzándome a abrir mis piernas y ser bebido por su boca enajenada, sentía el caliente aliento penetrando mi piel y sacando el jugo entre mis piernas como si exprimiera una fruta madura, mientras su lengua raspaba delicadamente si sexo, erectándo el clítoris abusado con delicadeza y atención… Estaba sometida a él, y aunque me asustaba, no dejaba de jadear entre sus labios habidos de dar placer , y entregarme al suplicio que me condenaba… quería tomar su cabeza y apretarlo a mi, pero las ataduras lo impedían, y el soltaba cuando estaba a punto de estallar, y mientras mi cuerpo temblaba, el volvía a atacar y enterrarse haciéndome gritar de placer en el silencio del paisaje…De pronto mis sentidos se abrieron para sentirlo pleno entre mis carnes y estallar entre convulsiones de placer y éxtasis… y sin detenerse se clavó entre mis piernas sintiendo su locura separando mis carnes con su pene duro y ancho terminando de batir a mi cuerpo entre jadeos de dolor placentero y mientras mi vientre convulsionaba embravecido por las envestidas del cabròn , que se hacía dueño de mi cuerpo y mi razón… y antes explotar, salió de mi para mostrarme como eyaculaba con fuerza sobre mi cuerpo… era un pesadilla que no podía impedir, sus chorros bañando mi cuerpo mientras mis ojos abiertos hasta rasgarse, miraban como pulsaba el moreno tronco estallando a borbotones mojando todo lo que alcanzaba, y cortó las ataduras para hacerme caer rendida ante sus pies, y obligándome a abrir la boca para que limpiara sus restos de semen que escurrían desde el centro mismo del maravilloso monstruo que me había llenado de pavor y satisfecho hasta el último de mis rincones… Después de un rato, desperté desnuda entre las hojas del follaje inerte del bosque, testigo de mi placentera violación… y sintiendo su fuerte y agradable olor sobre mi cuerpo y el delicado y varonil sabor entre mis labios… Deseando volvérlo a encontrar.”

Relatos de Medea Y Don Juan de Marco, desde sus ojos pasionales. Escritos en conjunto para el placer de ustedes.

sábado, 20 de junio de 2009

Sellando Labios...


" Y el mar mecía la barca a la deriba, él, rodeado de sirenas... una lo poseía,mientras las otras esperaban conteniendo con sus dedos las mareas que nacían de sus entrañas... el marinero miraba extenuado las hábidas bocas de las amantes deseando los labios de cada una... y clamaba por que el mar transformara sus colas, y las piernas que pusiera en sus cuerpos se separaran, para beber de ellas todo el torrente que corría por sus venas... hervía entre las aguas y las caricias de sus sirenas le hacían clamar ... ¡¡¡ las deseo a todas!!!, ¿cómo vertir mis caudales entre sus muslos y beber eternamente de sus aguas?... vengan y beban del cantaro que les ofrezco como ofrenda, que de ahí tomarán las sales que necesitan para seguir con vida..."

Don Juan De Marco. Agonizando entre las mareas... (De: "Canto de Sirenas...")

viernes, 19 de junio de 2009

"Cantos de Sirenas..."

" Y entonces sentí un suave aroma en mis labios, era cálido y sinuoso, eran labios tibios que cubrían el frío de la noche... y sus manos que entraban por el pantalón encumbrando mi sexo por entre las telas ... eran manos húmedas y mágicas... eran las manos de una sirena que hacía soñar con las profundas olas de deseo que guardaba el mar... Y sus labios bajaron a mi cintura, el pantalón abierto y esos labios que seguían entibiándolo todo..."
Don Juan De Marco,
y el susurro de unos labios de Sirena... ( Viene de "Siete Sirenas")
Y se llamaba Lisebbe
"Era como el suave de la seda dulce y caliente... tus manos recorrian temblando por el deseo mi cabeza,mis cabellos rojos y rizados se enredaban en tus dedos, mientras mis labios .. sorbían con fruición el nectar de tu cetro erecto.Tu cuerpo erguido apenas controlaba el aquilibrio.. sabiéndose poseido por mis labios, por mis manos, por mi cuerpo.. que danzaba al son que marcaba tu deseo.. Caiste al fín dichoso.. de haberte derramado entre mis labios ávidos de semejante líquido dorado..."

Desde las Rocas

Suave....Asi me siento ahora ...El mar esta en calma, la suave brisa me ha despertado, cerca de la orilla diviso a dos amantes, envueltos en una sabana roja, abrazados sin miedo, su piel aun esta mojada, en el balcon se besan sin miedo a que el mundo los vea amarse, sin temor a que la vida los separe, son solo piel en ese instante, son solo caricias.Se dejan llevar, se aman y se devoran, él come de sus labios mientras ella gime, el baja por su piel y llega a sus senos envolviendo sus pezones con sus dedos, ella sigue gimiendo mientras su mano toma el pene de su amante acariciandolo, y yo desde el mar los veo como se aman, pero a ellos no les importa, porque son solo piel en ese instante y nada en el mundo los puede interrumpir, ella se arrodilla y lleva el pene de su amante a su boca el se deja acariciar, gime apoyando sus manos en el balcon, ella chupa freneticamente, el toma su cabeza y acaricia su pelo, mientras ella se desliza por su pene de forma rapida desde la punta hasta el fondo, succionando y pretando los labios hasta hacerlo acabar dentro de ella, unas gotas de semen se caen por sus mejillas pero ella no las pierde, el aprieta fuertemente sus labios, pero aun asi, no logra apagar su grito de placer....Es un cuarto junto al mar que estuvo cerrado por mucho tiempo y que desde mi mar se ve perfectamente, mientras las olas golpean mis pechos desnudos y mis cabellos se mueven en el agua, deseando a ese marinero que ausente esta, que aún no llega a mi roca, le canto bellas canciones y lo atraigo a mi. Un canto de deseo, excitación pura, puro sexo.

Ayanay

"...Y es el mar quien a traido a mi barca a estas sirenas ... y son sus cantos lo que me han guiado hasta ellas... Hoy disfruto de sus gemidos y caricias que remecen mi alma despertando en mi secretos que nunca podré contar... ¿quién le creería a este Marinero?..."
Don Juan de Marco... perdido en el mar...

Y rodeado de los cantos de tus sirenas.. de sus abrazos y besos.. que envuelto te encuentras marinero.. secuestrado por el siunuoso mundo de nosotras tus sirenas.¿Crees que te dejaremos escapar?? Dúdalo pero.. es lo mismo nuestros cantos irradian sensualidad, sexualidad y aroma al amor en calma..después del disfrute vivido..!Besos ardientes de una de tus sirenas..

Lisebbe

jueves, 18 de junio de 2009

Siete Sirenas....

" Y cuando la luna despertaba en el horizonte, y la mar estaba en calma, encendí un cigarrillo y me puse a fumar en la borda de mi Carabela... a lo lejos podía escuchar el canto de las sirenas y su sensual murmullo cubrió mis sentidos... en la medida que el cigarrillo se consumía entre mis dedos, podía sentir los de ellas sobre mi piel... y fue un gemido invible el que apagó las brasas, y unos senos cubrieron mis labios mientras sentía algo húmedo que envolvía mi sexo en la oscuridad...
...Y me extinguí entre las olas igual que el cigarrillo que se acababa de consumir..."
Don Juan De Marco, cruzando el estrecho de Magallanes...
El Canto De Una Sirena
...Entre aguas y murmullos de sirena, el océano abria ...sus inmensas olas cargadas de sinuosas..tentaciones y de olores..Cual sirena en lo mas profundo anduve nadando alrrededor de tu mastil..intentando arrancar..de el un gemido entre las olas..y me zambullí en las aguas llena.. completamente plena de semejante tamaño.. y te robé un beso profundo en medio de donde nace mi fuente..Oh..! adorable marinero..deja que te lleve ..a lo profundo..y te cante una canción..entre susurros.. de la nunca puedas escaparte..

Humm vienes??????

Besos encantados de Lisebe
Gracias Amor..

Mil Rostros.. una amante.

" Cada vez que dejaba caer sus senos colgando sobre mis labios, sin dejarlos tocar con mi manos,... el éxtasis invadía mis labios... Increíblemente, el sólo echo de dejarlos caer sobre mi boca pendiendo en el espacio infinito, le hacía gotear, bañando cual nectarinas mis sentidos... Al levantar mi cuello, podían mis labios envolver sus pezones, para succionar con delicada belleza cada gota que pendía de ella... esos senos me alimentarían cada día mientras mi cuerpo fuera de ella.... Sin embargo, nada estaba completo hasta que separaba sus piernas, para dejar caer su sexo mojado obre mis labios... y era justo en ese momento, en que mis manos le agarraban las nalgas para beber el más fuerte de los gustos que puede entregar una mujer por dentro, sin dejar ninguna posibilidad de liberación de mis deseos... era mi esclava, era su esclavo y ambos solíamos hacer de amor cada mañana...."
Don Juan de Marco, ( ¿Cuál es el verdadero rostro de una mujer?) .

miércoles, 17 de junio de 2009

El portal de Medea...

" Al pasar por la vieja aldea, donde las calles empolvadas me hacían sentir la sensualidad de la naturaleza, la fragancia a tierra húmeda, sentía que las piedras atravesaban el corcho de mis sandalias, el calor pegaba la tierra en mi, y el sudor de mi cuerpo soleado, emanaba aromas fuertes que penetraban la nariz de las aldeanas... Entre el polvo que ahí se levantaba, y esa cortina de agua que dibuja el calor, divisé una aldeana sentada en un viejo carro cargado con pastos recién cortados... sus piernas permanecían abiertas, mientras sus dedos se posaban sobre su sexo expuesto sin pudor... La brisa arrastraba el profundo olor que soltaban sus carnes hasta mis narices... bajo mi pantalón de lino, mi sexo se asomaba perfilandose tras las telas...me acerqué a ella y tomándola de la mano la arrastre a una casa blanqueada por la cal, adentro, los rayos del sol dibujaban el viejo camastro donde la recoste subiendo sus faldas para regocijarme con la humedad de sus labios vaginales que soltaban tan exquisito olor... me arrodille para olerle entre sus piernas mientras sus labios comenzaban a gemir...estaba tan cerca de su sexo, que los jugos se desprendían sin tocarla... entonces desate el cordón de mi pantalón, y levantando una de sus piernas, me deslicé suavemente dentro de su vagina,en un tiempo que parecía eterno... procuraba que sus carnes se adecuaran al tamaño y rigidez de mi sexo... moldeando su interior mientras la piel y el volumen se unían en perfecta alineación... una vez tocado el fondo, y cubierto cada uno de sus rincones, las embestidas se hicieron placenteramente más ágiles y fuertes...hasta sentir que me deshacía en sus entrañas... sin hablar y al retirarme del lugar y ya bajo el dintel de la puerta, escuché su voz susurrante...¡ No me vas a dejar así!... y al voltear vi sus piernas a horcajadas pidiendo a mis labios, que de ella bebiera...y volviéndome a arrodillar frente a ella, le afirmé de las caderas, para enterrarme en su sexo abierto que latía de deseo y lujuria entre mis labios...y mi boca hizo delicias en su piel..hasta que en jadeos y salvajes movimientos de caderas que lo empujaban hacia mi, sujetó mi cabeza para deshacerse entre mis labios derramando todo lo que había dentro de ella..."

Don Juan de Marco...Quieres algo Más?...

martes, 16 de junio de 2009

Dedos de porcelana...

" y cada vez que llegaba a su puerta, metía la llave y sin hacer ruido alguno, la quedaba mirando por el visillo... Sus piernas majestuosamente abiertas, y sus dedos envueltos en aceites haciéndola suspirar y gemir entre las sabanas... Menudo espectáculo regalaba. Sus dedos untados resbalaban entre las carnes con suavidad, parecían tejer luces en su cuerpo... su vientre bailaba mecido por los hábiles dedos que remecían en pequeños movimientos graciles su esencia... sus caderas se recogían hundiéndolos aún más en sus carnes para luego reflotar untado de crisálidas, que como telarañas quedaban prendidas a sus muslos... y todo iba a dar a su boca, que con gran esmero y disfrute eran absorbidos por sus labios sacando a chupadas el intenso sabor... Los gemidos ahogados y mordidos sobre las almohadas, rebotaban en el silencio mientras la angustia hacia que se apretaran sus muslos atrapando sus dedos presos en el sexo mojado que no dejaba de latir... finalmente su cuerpo dibujo la tensión en su piel... y quieta en el espacio y el tiempo, se dejó caer rendida sobre las sabanas cubriendo todos los espacios de la habitación. "

Don Juan De Marco... sólo gozo.

El Tocador de Damas...

"... y me tocó mover la ficha... esa era su propuesta, me tocaba jugar a mi... Aunque no era el lugar apropiado, pues esa noche habíamos decidido ir a comer afuera... Ella había jugado conmigo toda la noche... en un momento me pidió ir al tocador... Se levantó dejándome sólo en la mesa a la espera de la cuenta y el postre... Cuando se perdió de vista, la seguí... al enfrentarme al tocador, sólo abrí la puerta y ella estaba ahí... Muy de colita parada maquillándose en el espejo... el vestido de ceda se le levantaba al empinarse al espejo, entonces cerré la puerta del lugar, y sin más le tomé las caderas dándole un buen susto, hasta que vio mi cara en el espejo... yo sabía que no estábamos sólos, había visto entrar otra mujer justo antes que yo.. ¡¡para!!, fue la suplica, hay alguien más, sin embargo mis manos se instalaron sobre sus nalgas y mientras le besaba el cuello, empecé a levantar su vestido... ¡¡para!!! pero mis oídos no escuchaban.. al sentir mis manos sobre la delicada prenda interior de raso, tan pequeña como un suspiro, rogó... ¡ sueltame por favor!... pero ya su prenda dibujaba la humedad, y mis manos no tardaron en entrar entre sus piernas y acariciar su piel desnuda y mojada... mmmm... por favor... ya las palabras se diluían en el intento de detenerme, pasando a convertirse en ligeros gemidos... Y agarrando el escote sin tirantes, baje su vestido hasta la cintura emergiendo dos pezones exaltados por la tibieza de mis dedos, y girándolos, los preparé para beber de ellos, mientras nuestros labios ya no podían hablar. Unas gotas semitransparentes salieron por los pequeños orificios, los que bebi detenidamente hasta sentir la humedad que bajaba entre sus piernas, como una catarata desde su interior... me arrodillé para cogérmela entre las piernas y lamí sus labios vaginales, hasta sentir que sus rodillas se quiebraban y sus labios desaparecían entre jadeos tratando de respirar... sus dientes se apretaban para no gritar, pero los gemidos llenaban el tocador de damas... Cuando sentí que su boca se abrió reclamando placer y sus piernas chorreaban, la di vuelta hacia el espejo y entré lentamente entre sus carnes, sacando lágrimas de sus ojos envueltos en rubor , y la embestí profundamente... mientras ella miraba en el espejo su rostro de desfigurado, de deseo ... arremetí contra ella hasta arrancar una seguidilla de orgasmos a cada embestida... finalmente mi cuerpo soltó todo el ardor que ella había acumulado en mi cuerpo durante la noche... ambos terminamos de rodillas en el suelo, tratando de recuperar el aliento, mientras, tras la puerta del W.C., unas seguidilla de gemidos y jadeos se sucedían unos a otros y unas manos trataban de soportar el peso del cuerpo al otro lado de las puertas..."

Don Juan De Marco... en el tocador de mujeres...

domingo, 14 de junio de 2009

Apetito al Amanecer...

...Y Patricia escucho:

"No, no te vayas hoy de mi cama... ven, abre tus piernas y sientate sobre mis labios, quiero el sabor de tu sexo en mi cara, y tu aroma en mi nariz... sabes que no resisto empezar el día sin ti pegada en mi piel... deja que mi lengua termine de despertarte, te aseguro que hoy, tu día empezará de una forma especial...

Y ella se entregó a los besos de esos labios recorriendo su sexo, y se dejó caer sobre ellos... Después de unos segundos, la mañana respiraba gemidos y los placeres prometidos llenaron su cuerpo por dentro... ella sentía como en besos le razgaban el alma, he iban desapareciendo las angustias mientras su cuerpo se humedecía por dentro, hasta que sus ojos se cerraron y se dejarón llevar por los temblores de su cuerpo , hasta caer rendida sobre el rostro del que desaparecía entre sus piernas... Era cierto, ni siquiera ella habría podido empezar el día sin esos besos que le causaban tanto placer..."


Don Juan de Marco...

sábado, 13 de junio de 2009

Resurrección entre mis labios...

" ... Y con la capa sobre mis hombros abrí las ventanas blandiendo el sable entre las manos, fui cortando el aire a tajadas, mientras mi cuerpo desnudo desafiaba a las mujeres del mundo que decían no sentir, ni desear... y que no habría ángel en el mundo que las sedujera... Al verme desnudo, cada una de esas almas se fue rindiendo, cayendo de rodillas frente a mi espada ... una a una se entregaron a los designios que arrancaban de la oscuridad, y no había labios que se opusieran a la belleza de la brillante espada, la que cortaba con lustroso reflejo la oscuridad. La sangre blanca que corría por sus filos, las fue salpicando de gozo y deseo.... rendidas... exhaustas y poseídas por la lujuria del enmascarado amante que golpeaba a sus ventanas... Una a una, sus camas de lujosas sábanas, se fueron mojando al toque de mis labios entre sus piernas, mientras se abrían para dar paso al éxtasis nunca alcanzado... y fui empapando mi cuerpo de sus fragancias y sabores... Ellas gemían y jadeaban en las sombras de sus camas clamando una vez más por el toque de mi daga..."

Don Juan De Marco, entrando por vuestras ventanas...

viernes, 12 de junio de 2009

Perlas mágicas... ( A Medea, una vez más...)

" Y convertido en perlas, jugué entre sus piernas acompañando su día de placeres exquisitos... frías y redondas daba suaves caricias que la hacían gemir en el silencio, cada paso era un martirio de placer y un gozo a su piel... Me fui mojando con su elixir arrancado de masajes celestiales, y mi brillo tomó vida entre sus labios vaginales y al roce del minúsculo casquillo que brotaba en su interior... Mis labios podían sentir el sabor de su deseo, imaginando ser cada perla que rodaba entre sus carnes, absorviendo las gotas que podía arrancar... hasta que la hice caer de rodillas y suplicar ni un paso más..."
Don Juan de Marco, hecho perlas...

El Manantial...

" Cuánto gozo han dejado tus labios sobre mi piel.... Cuántas mareas han levantado en mi vientre... Cuántas venas desinflamado... cuantas veces me han hecho acabar... bebe,que de este manantial,las aguas nunca dejaran de brotar..."

Don Juan De Marco.

jueves, 11 de junio de 2009

Via Crùsis...

" Bendita procesión hay en el sendero de tus nalgas, del cual beberé hasta sentir que mi alma se evapora en tí... Y me deslizaré aferrándome a tus caderas, hasta apagar el fuego que por siglos y muchas vidas has guardado ahí...Cada embestida será una oración que sacudirá tu cuerpo hasta hacerte estallar en lágrimas de satisfacción. ¿Serán tus nalgas capaces de soportar tantas embestidas separando tus carnes para dejar grabado toda mi pasión en tí ?."

Don Juan de Marco.

miércoles, 10 de junio de 2009

Vellos húmedos... y embrujados.


"... Al besar sus labios, sentí la amargura de la bebida que minutos antes había bebido... no me disgustaba, pues al escabullirme entre sus senos, el aroma de su perfume abrió mis fosas nasales para impregnarme de ella... Entonces mis manos fueron levantando su falda, para dejar al descubierto esa tanga que envolvía entre encajes unos vellos trigueños que parecían sudar... eran tan suaves y estaban tan mojados, que me hacían sentir el baño, que poco antes, se había dado... Me puse de rodillas y los bajé hasta hacerlos desaparecer bajo sus tacos, y separando sus muslos bebí de su flor abierta guardando su sabor en mis labios, para luego devolver su sabor y fragancia con un beso en los de ella... apoyandola en la muralla de la discoteque, entre para abrigar mi sexo en el suyo, y no detener mis caderas hasta ver sus rodillas doblarse por el inesperado momento que estaba por vivir..."
Don Juan De Marco, embrujado por su piel.

martes, 9 de junio de 2009

Tu Locura Ser Tú...



" Baje sus bragas lentamente mientras dibujaba sus nalgas con besos... sorbía su sabor, mientras estas se cerraban y me enterré en ella, para sacar toda su esencia de mujer... arrancando a sorbetes el sabor que entre sus carnes guardaba...


Que placer sublime... sus nalgas desnudas y mis manos para desvestirlas..."
Don Juan De Marco, mi locura...

Viejas melodías...

"... y la mañana fue serena, tus dedos humedecidos por el deseo, creaban una nueva canción, mientras tus labios tatareaban los gemidos de una vieja melodía..."

Don Juan de Marco, dedicada a mi amante maldita.

... Flujos Benditos...

" Medea, si pudieras sentir y probar mi piel, descubrirías el sabor del deseo...Y sólo en tus labios, alcanzaría el sabor divino..."

Don Juan De Marco, flujos benditos.

Búscame...

"... y entraste a la habitación a oscuras, te metiste en la cama, sentí el frío que traías en el cuerpo. Detrás de las telas de tu largo camisón, podía sentir tu desnudez, a pesar del frío, mis manos te buscaron a través de la tela, dibujé tus nalgas frías con mi mano, y me aferré a ti. Un abrazó que empujo tu cuerpo, ensamblándolo con el mío, perfecta unión, yo sin pantaletas y un tibio calor en mis genitales... Levanté la tela buscando tus muslos helados, subiendo hasta perderse mis dedos entre tus nalgas, las que endurecidas por el frío, entraban en calor al roce de mis dedos... no habían palabras, sólo un silencio otorgando derecho a mis dedos... los que siguieron su rumbo buscando la perfección de tus caderas, el tibio vientre que respiraba con dificultad. Tus senos, aunque pequeños, como de adolecente, hacían temblar mis dedos y se endurecían a las caricias... los casquillos se iban disparando al recorrido de mis dedos... sólo unos segundos bastaron para que ellos erguidos, quisieran arrancarse de tu piel... una suave gota se arrancó entre gemidos mudos... cálida,rodó por tus senos perdiéndose entre las sombras, humedad que anunciaba que el frío se disipaba calentando tu piel. Me aferré a tus nalgas, mientras tus dedos, lo acomodaban entre los muslos, duro y desafiante... no decías nada... y mi pene buscó entre tus labios vaginales, sin entrar, sólo resbalando entre tus carnes, dibujando cual pincel, lo resvaladizo de tu sexo, el que acoplado a mis deseos, resbaló por la vertical mojada hasta rozar el clítoris que ya se disparaba endurecido por las caricias que éste le aplicaba... El vaivén de mis caderas acompañaba las delicias que te daba, untado en aceites fue mojándose entre tus piernas apretadas, bañando de precipitaciones húmedas tu piel mojada, La sensación exquisita que sentía mi cuerpo, hacía que lo resbaladizo del sendero, endureciera e hiciera palpitar mi glande preñada de sangre... El baile frenético de mi cuerpo fue anunciando en húmedos fluidos, el fin de unos meses sin tocarnos. Tus nalgas se pegaron a ese ritmo de locura y frenesí, y chapoteando en charcos, hizo que este reventara derramando el bizcoso néctar entre tus piernas, las que no dejaron de moverse empapadas por la excitación, hasta clavarse la punta fuerte en tu clítoris deliciosamente empalagado de crema. Entre jadeos y gritos de desesperación, se dibujó el orgasmo en tu vientre, gimiendo en ahogada Canción. Tan sólo un acomodado vaivén bastó para que finalmente entrará en tu sexo, clavando mi verga hasta tocar el fondo de tu ser, la angustia se disipaba en lentos y resbaladizos movimientos... Voltié tu cuerpo de cara al colchón, y mientras tu levantabas tus nalgas y yo me clavaba dentro de ti, mil nuevos orgasmos se fueron dibujando en la oscuridad, hasta que la última gota de semen fue derramada...
Caímos rendidos entre las sabanas, y sin dejar que el gozo se fuera de la cama, abriste tus piernas para hacerme beber de tu sexo, todo lo que tu cuerpo derramaba, y volviste a sentir como tu cuerpo estallaba una vez más entre mis labios...
El frío ya se había ido, nuestros cuerpos temblorosos, despedían la noche mojada... y se cerraron los ojos para recuperar la vida..."
Don Juan de Marco... y, una noche de pasión.

Anonimos....

" Mi deseo es tan fuerte que viaja y no se aguanta a tenerte cerca, mi lujuria viaja hasta ti y me transformo en tu pesadilla, en esa excitación que no te deja dormir, en esa excitación que no te permite concentrarte, en esa excitación que yo siento acá a lo lejos y que me hace buscarte..."

Amantes por siempre.

jueves, 4 de junio de 2009

Caprichos de Medea...

"Y fue sólo un dedo el que entro entre mis nalgas cuando ya estaba a punto de estallar...y en gancho fue palpando con lúdica suavidad ese rugoso rincón que yo escondía, sólo para aquella mujer que supiera devolver el placer que yo le ofrecía, que supiera lo que mi cuerpo pedía entre gemidos sin soltar palabra alguna... luego, sus suntuosos labios fueron envolviendo mi sexo, para alcanzar el cielo desprendido de deseos y pasiones ... nunca una estrella se perdería entre sus carnosos deseos de probar el elixir tantas veces derramado, pero pocas veces, por muchas deseado...
... y los amantes sin alma a juicio de muchos, fueron impregnando el viento de fragancias exquisitas, de sabores milenarios... Luego untaron sus dedos en sus sexos para devorarlos con salvaje ademán... era eso una muestra de que se deseaban infinitamente... ¿ quien los podría culpar, quién los podría hacer callar? ... esos gemidos tenían una razón... disfrutar de su deseo sin esconder nada... y como almas libres fueron rompiendo las cadenas del deseo y una vez desatados sólo quisieron saber cual era la razón de su existencia..."

Don Juan De Marcos, entre los caprichos de Medea...