Ocultos deseos...

Hace días que mi deseo no me dejaba tranquila, hace días que sentía ese deseo irrefrenable de estar junto a ti, hace días que el calor entre mis piernas era un fuego gigante que no se quitaba con nada, hace días que mi lujuria viajaba sigilosa de un lugar a otro, hace días que mi libido estaba por las nubes, que mis ganas de tenerte dentro eran más grandes que mi fuerza de voluntad...
Necesitaba ese gemido, necesitaba ese roce de cuerpos, ese ritmo frenético sobre mi, un vaivén lujurioso mezcla de deseo y lujuria, esa lujuria que cargo conmigo desde que te conocí, la misma que me hace desearte aunque estemos lejos, la misma lujuria que me mantiene despierta hasta tarde para ver si apareces, si sueñas, si entras por mi puerta envuelto en deseo, para desnudarme y tomarme como antes, tomarme en sueños, para pasar tu lengua por mi piel tibia y sigilosa despertando mi cuerpo en suave caricia hambrienta de sexo, despertando mi sexo, mojando mi humedad con ti deseo, para luego entrar con toda tu dureza hasta mis mas ocultos deseos, hasta la parte mas mía esa que solo tu supiste encontrar.

Ayanay

Comentarios