Néctares;" El limite entre tu piel y la mía."

Somos, mi querido Don Juan la brisa amarga de la distancia, y recibo tus palabras en el hueco que me brinda tu cuerpo, e imagino la ciudad bajo el dulce incendio de la mañana, sabedora del mirar que esquiva el mundo entre tus brazos.
Firme en la ausencia y dueña de las cálidas madrugadas que atesoran las leyendas y las lunas que guardan tus recuerdos, delimitando el abismo que jamás apagará tu recuerdo.
Somos, fieles compañeros de sueños, y despertares, ¡es verdad!, no distan mucho tus palabras de las mías, ni tus recuerdos ni esa habitación que cubre lentamente la ambrosía y el néctar de nuestro despertar.
La fotografía de tus ojos será recuerdo y testimonio fiel de aquella tarde de lluvias, cuando el aire rozaba los cristales invitando a un largo beso.
Delicioso aroma de café, y el último quejido de nuestra maltrecha inocencia siendo espacio desconocido que entre imposibles turba la piel en las distancias.

Mis manos blanquecinas trazan caricias en tu pecho, cuando las huellas lacerantes del invierno atraen tus labios derritiendo las nieves, solo nos quedará el calor que un invierno de lluvias en una habitación el la Habana nos enseñó a amar.

No dista tu piel de la mía, no, cuando arde en deseos y ávidas lecturas.

Néctares

Comentarios