El día del café...


Era sólo un inocente café, en un gracil salón de té, hasta que se nos ocurrió hablar de nosotros y de porqué habíamos dejado de escribir, pero mientras le miraba y escuchaba, sentí arder mi alma, que hacíamos ahí si lo que deseabamos estaba tan cerca de suceder,¿qué fingíamos y cuántas escusas más tendríamos que escuchar?, y sin aviso, le bese en sus labios para descubrir mis verdaderas intenciones. corrimos entre las mesas tirando el valor del café al mesón de entrada, nos perdimos en los pasillos hasta salir de ahí, llenos de locura, sin rumbo claro hasta que dimos con la habitación que tanto habíamos imaginado en nuestros cuentos de escritor, la suave lúz inundaba la habitación que escondía a estos amantes detrás de unos visillos, sólo bastó una mirada y el inocente café empezó a quemar nuestras mentes invadidas de fantasías.
Sólo deseaba sentirla mojada entre mis dedos, serpenteando sus caderas mientras la bebía, susurrante entre mis labios , desnuda entre mis piernas.. y fui girando sus pezones dormidos despertándola entre mis dedos, fundida en esa caverna de piel que escondía sus deseos más íntimos, y sus jugos tan suaves y tibios, empalagosos, salados... sus temblores, sus gemidos y luego un largo suspiro hasta clavar sus sentidos.. grita e implora, gime y llora...se deshace dejando correr sus fluidos en mis labios, mientras se aprieta ahorcándome entre sus muslos nutridos, suplicantes quebrantos y fuertes sabores me ahogan para emerger y clavarme dentro de ella, no dando espacio, no dando tregua, mordiendo suavemente sus pezones despiertos e inflamados de gusto y deseo.. embisto y atraco, entierro y salgo, mientras ella ruega clemencia entre quebrantos...escupo néctar dentro de ella, quemando su interior, vociferando placer, y agonizando entre sus senos, exhausto gemido, deseo dormido...
Ahora tendidos en las tibias sábanas revueltas, humedecidas por nuestros deseos, jugamos con nuestros besos, y juramentando una nueva invitación a un café, pero sin rodeos.


Don Juan De Marco. Cerca de la ciudad del trueno.

Comentarios

www.erotika-si.blogspot.com ha dicho que…
El café seduce y sumerge en su sabor los labios tibios, hambrientos se encuentran en su espuma sudorosa, en la tibieza dulce entre los labios del tiempo, abrazados, ansiosos...

Entradas populares de este blog

El Dibujo

Rompiendo promesas....

Pescador de Ilusiones.