El goce de un amanecer...


 Hoy desperté desnudo...sólo las sábanas cubrían apenas mi sexo erguido,duro,sudado y de fuerte fragancia, yo creo que quien entre en esta habitación lo podría sentir. Somnoliento me dejo acariciar por mis dedos. Al acariciarlo puedo sentir el deseo que esconde,la inflamada vena que lo mantiene duro, vivo , preparado para recibir a quien quiera adorarlo.Mis manos lo miden, lo estiran... esta fuerte, puedo sentir la ganas que siente.Lo empujo hasta ponerlo entre mis muslos, me gusta sentirlo duro.Lentamente descubro su cabeza, brilla de deseo, y las bolsas están hinchadas... guardan tanto semen adentro, que lo puedo sentir queriendo empujar para afuera.. Mi mano se deleita moviendo su piel....las venas se ahogan entre mis dedos... una roca, dura y caliente, como la piedra volcánica que esta por salir del centro de un volcán.... hierve .... siento como con mis ojos cerrados, mis deseos se disparan, desean no perder ni una gota, desean que alguien entre sin avisar, el morbo de que me vean desnudo y acariciándome, acelera mi respiración, pero no escucho ruidos... mis nalgas se aprietan, y mis manos se frenan para sólo gozar de mi erección, sentir la hombría en su máxima expresión, dibujar con mis dedos cada espacio palpitante entre mis dedos, cada forma, cada vena... gozar de sentirla erguida... los aromas de la habitación cargada de sensualidad y sexo, de deseo y morbo, se agolpan a mi nariz mezclándose con el aroma que se desprende de entre mis testículos cargados de testosterona...mis sentidos están completamente abiertos, puedo sentir cada palpitar de mi cuerpo... porque sólo...mis manos ahogan el deseo agobiado dentro de mi.... lo estiro, lo jalo queriendo liberarlo, pero contengo para no soltar..siento como una gota cristalina y pegajosa aflora por el pequeño orificio humedeciendo la cabeza... siento que debo seguir hasta explotar...luego un frio me congela, acabo de sentir la puerta, mis hojos permanecen cerrados, alguien cubre mi cabeza con una toalla húmeda, y coloca sus piernas y todo el peso de su cuerpo en mis manos atrapando mis deseos... shiiiii... se escucha susurrante, quieto.... mientras alguien ata mis brazos con tela de embalar... luego siento como el peso deja de presionar...siento una aguja penetrar mi piel, y como mis piernas de enfrían y congelan... siento como algo ve quemando por el trente sanguineo... mis brazos y pies estan paralizados... sin embargo si sexo pulsa enfurecido, esta más duro que nunca, se siente hasta más grande...lo siento tan hinchado, que hiere la delicada piel que lo envuelve... la toalla aún cubre mi cabeza, pero logro ver una silueta, es un cuerpo muy robusto, pero delicado en formas.... y un cabello rubios que roza mi vientre, y unos labios que besan muy tiernos, pero marcando deseo... mi vientre tiembla
descontrolado, luego esos labios cogen mi pene, sus mano no intervienen, sólo sujetan mis caderas...mi sexo desaparece entre una rejilla de dientes, rozan levemente como si mordieran, y luego una lengua juguetea con él. Succiona agitando mi mente, siento como todo mi sexo entra en esa boca voráz, hasta golpear las campanillas al final del ahogo... mi mente divaga, torpemente no deja de pensar y se agita, mi corazón bombea fuerte, quiere liberarse de mi pecho.... se deja dominar por el abuso morboso de esos labios.... luego siento como el control se pierde, como mi pena divaga y se entrega al dolor y el deseo..... no puedo controlar nada, me he convertido en el capricho de su boca.... en el sabor de su lengua...en el aroma de su cuerpo..me he fundido en su piel, estoy esclavizado a lo que ella decida de mi... mis ojos se aprietan y mi mente se entrega al placer de sentir su boca sometiéndome a sus juegos de poder.... de pronto todo se nubla, mis ojos se aprietan y mi boca parece cerrarse... y todo en mi mente es fuegos de artificio, y explosiones.... mi semen recorre con fuerzo en busca de la salida hasta brotar entre su lengua agitada , sus labios ardientes y una mano que ayuda a expulsarlo todo... es un chorro que no tiene ningún control y se pierde dentro de ella y luego la mano lo azota contra el aire para seguir expulsando chorros que no paran de salir, mis sentidos se pierden y el dolor de seguir siendo abusado sin delicadeza, de sentir como mis carnes son agitadas y batidas entre gritos ahogados e ideas confusas......  luego es soltado con piedad, y acariciado por delicados dedos, y una lengua tranquilizadora que recoge todos los vestigios que esta batalla ha dejado. El tiempo no importa, la vida se acaba cuendo uno lo desea, y eso es lo que hoy me ha dejado este goce al amanecer.
Don Juan de Marco, humillado por el deseo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El delirio. ( A Ginebra Blonde.)

El Dibujo

Rompiendo promesas....