El festejo...

".. y entré por la ventana justo como lo había prometido... El cuerpo de Rebecca yacía desnudo en esa madrugada, sólo la sabana de seda dibujaba su figura. Estaba con los brazos abiertos tirados sobre la almohada. Levante las sabanas para admirar sus senos relajados que al sentir el aire sobre su piel , fueron endureciendo los casquillos de sus pezones, mientras su piel se iba cubriendo de granos... sus piernas abiertas exhibían un sexo mojado, embadurnado en de un espeso brillo entre sus carnes. La tentación de atarla y acariciarla no se hicieron esperar. Al abrir ella sus ojos pudo divisar la silueta del amante enmascarado, el antifaz con los hilos de seda eran de exquisito diseño, y la capa que envolvía su cuerpo desnudo, de brillantes pechos humedecidos por el calor de la noche la enmudecieron por un instante, y al querer estirar los brazos para acogerlo, se dio cuenta que estaba atada de pies y manos. Don Juan puso un dedo en sus labios pidiéndole que guardara silencio, indicando que de no ser así escaparía por la ventana... luego él recorrió sus cuerpo con los dedos dibujando su esplendida figura, y rodeando sus pezones acariciando sus aureolas, dejó posar sus labios sobre su vientre inquieto, y fue sacando las gotas de sudor con los labios que brotaban de su piel. Subió entre sus senos para besarla en el cuello mientras ella trataba de respirar entre sensaciones... al sentir la fragancia del extraño amante, se dejó seducir sin decir palabras mientras sus labios dibujaban los gemidos que de ella escapaban...
Recorrió cada pedazo de su piel desnuda, recorriendo hasta los rincones que ella creía que jamás liberarían un gemido... sus brazos luchaban por desatarse y abrazar al amante, pero las cuerdas resistían más allá de su deseo... cuando sintió la lengua juguetear entre las paredes de su vagina, vió como su fuerza se desvanecía para dejarse degustar por los labios del hombre del atrevido enmascarado... vio como sus piernas se desvanecían y una fresca corriente recorrió su cuerpo, al cerrar los ojos perdió el control de su alma, su cuerpo estaba siendo violado por el más osado de los amantes... La presión que el ejercía sobre sus labios vaginales era justo el que ella necesitaba, los movimientos de su lengua eran justo el baile que hacía bajar su humedad por su piel, y cada beso cerrado sobre el ínfimo pedazo de carne agitado, era el que ella deseaba sentir...
Luego sus piernas se fueron abriendo al compás de sus besos para pedirle que la cubriera con su cuerpo, entrando con toda su virilidad por entre sus carnes dilatadas y lubricadas por las caricias del amante... Vio como ese cuerpo se levantaba dejando caer el pantalón de exquisitas telas que cubría sus sexo, viendo emerger las dotes viriles del hombre que vestía de negro a torso desnudo. El sexo que se levantaba ante sus ojos la hizo cerrarlos una vez más para concentrar sus fuerzas en la sensaciòn que iba abriendo su vulva hirviendo entre sus piernas... la embestida suave y deliciosamente varonil, fue entrando hasta abrirle el alma entre jadeos y gritos de lujurioso deseo... y por algunos instantes para ella, sólo existió esa eterna embestida que no dejaba de llenarla de goce y satisfacción, hasta que los movimientos se hicieron infinitos y no pararon de dispararle sus sentidos entre nubes luminosas, cada vez que el entraba, los movimientos de su cuerpo la iban envenenando de deseo... unas veces sentìa la presión del pene sobre la parte superior de sus labios presionando el clítoris en deliciosas sensaciones y luego como si horadara un tesoro preciado toda la vida...lo sentía muy profundo y veces superficial... cada movimiento era distinto... su corazón fue dibujando exquisitas sensaciones y finalmente bajo por su espalda el más hermoso de los temblores que había conocido disparando su cuerpo sin control contra las murallas que le rodeaban mientras el amante no dejaba de empujar entre alaridos ... algo tibio explotó dentro de ella, algo que alguna vez soñó sentirlo entre sus piernas, pero que era difícil de distinguir al momento del orgasmo... y cayó rendida sobre las sabanas de seda..... mientras el enmascarado dibujaba sus labios con besos y desataba las manos agotadas de tanto luchar por desatarse.... de nuevo el silencio acusaba el retiro del amante, que nunca quiso revelar su identidad..."
Don Juan De Marco

Comentarios

Rebecca ha dicho que…
Ay, Don Juan! Y yo que pensaba que estaba cansada por la fiesta y la bebida, jajaja!
Cómo has logrado despertarme de esa manera? Joder!!

Me has halagado con sumo detalle y lujo.

Gracias por el momento inolvidable ;)
Don Juan de Marco ha dicho que…
Me guardas el secreto?...

Para eso estamos los amantes...
Capri ha dicho que…
Buen festejo... besos a ambos
lisebe ha dicho que…
Vaya fiesta de dosª!!!!!!

La proxima invítanos a compartirte, y con más de una será una deliciosa orgia.

Besitos

Entradas populares de este blog

El delirio. ( A Ginebra Blonde.)

El Dibujo

Rompiendo promesas....